Mantas térmicas para piscinas: ¿Porque deberíamos tener una?

Mantas térmicas para piscinas: ¿Porque deberíamos tener una?

Si tienes una piscina en casa, por lógica debes saber que está necesita una serie de implementos que son básicos para garantizar el buen disfrute de la piscina, como la manta térmica para piscina. Sigue leyendo y descubrirás qué características tienen este tipo de cubiertas para piscinas y por qué elegirlas. Lo que si te adelantamos es que su uso trae una serie de ventajas, además, está fabricada con un material plástico y contiene distintas bolsas de aire o burbujas que entran en contacto con la superficie del agua, para así cumplir su función que es evitar la pérdida de calor en el agua, elevar la temperatura y mantenerla caliente durante largos períodos de tiempo.

Estudios indican que la manta térmica retiene hasta el 80 % del calor en las piscinas climatizadas, por lo que su uso está indicado principalmente en piscinas que cuentan con un sistema de climatización del agua procedente de energía solar, eléctrica, así como de otras fuentes de calor como el gas o la leña.

La manta térmica piscina cumple su función gracias a las bolsas de aire, las cuales impiden que el agua se evapore, razón principal que hace que la piscina pierda calor.

Si quieres conocer más acerca de este grandioso implementó que debes tener a la mano, no dudes en seguir leyendo este post, que te mencionará detalladamente el porqué deberías tener una de estas.

Razones por las cuales debes tener mantas térmicas para piscinas

A continuación te dejamos detalladamente las razones por las que debes tener una manta térmica en tu piscina, así que presta atención:

Mantiene el agua caliente.

Tiene un material plástico denominado bolsa, el cual permite que el agua se mantenga calienta en la medida de lo posible en el caso de las piscinas climatizadas.

Menor tiempo de limpieza.

La manta te ayudará a reducir la cantidad de suciedad que entra en contacto con el agua, sea tierra, piedras, hojas o ramas, las cuales se quedan en la superficie e impiden que entren en la piscina. Gracias a esto, la piscina va a necesitar mucho menos tiempo para limpiarla. Recuerda que llevar a cabo todo el proceso de limpieza es largo y arduo, así que si tienes una manta térmica para piscina barata puedes reducir la frecuencia con la que realizas el trabajo de limpiar y podrás dedicar tu tiempo a disfrutar en familia.

Menor uso de productos químicos.

Gracias a que se evapora menos agua, la cantidad de productos que necesita es menor, asimismo, las cantidades de cloro y de alguicida también disminuyen, lo que repercutirá en tu bolsillo.

Ahorra energía.

Es más fácil mantener la temperatura del agua, puesto que no se pierde calor.

Ahorra agua.

La manta evita que el agua se evapore y permite que está se mantenga en los niveles ideales durante más tiempo.

No necesita instalación.

A diferencia de otros cobertores térmicos para piscina, la manta térmica no requiere de instalación por parte de profesionales, solo es necesario adquirir una adecuada al tamaño de la piscina y colocarla sobre su superficie.

Deja un comentario

Cerrar menú